Mallorca ofreció 1 millón de pesetas para albergar Eurovisión 1969

 873 total views,  6 views today

Justo ayer se cumplían 53 años del Festival de la Canción de Eurovisión 1969, la única edición que ha tenido lugar en España. Madrid y el Teatro Real, bajo el régimen de Franco, acogían la edición número catorce del concurso, una edición que no dejaría absolutamente a nadie indiferente ya que destacó por ese cuádruple empate entre España, Países Bajos, Francia y Reino Unido. Además, el festival destacó, sin ninguna duda, por ese despliegue económico del gobierno español destinado a agasajar a todas las delegaciones, a hacerles ver que España era un país «normal» en el que eran bien recibidos. 

No obstante, 53 años después, hemos rescatado un dato del Diario de Burgos. El 14 de abril de 1968, ocho días después del triunfo de Massiel en Londres, la ciudad de Palma de Mallorca ya se ofrecía a albergar el Festival de Eurovisión de 1969. El Ayuntamiento de la ciudad presentó un escrito al Ministro de Información y Turismo a través de un telegrama en el que ofrecía 1 millón de pesetas por acoger la edición del concurso que iba a celebrarse en España. Aunque finalmente no albergó el concurso, no olvidemos que sí fue la sede de la primera edición del Festival de la Canción Española, preselección para seleccionar el tema de Salomé.

El Palacio de Deportes de Madrid pudo haber sido el recinto en 1969

Por otro lado, también hemos podido conocer como en noviembre de 1968 aún se desconocía cuál sería la sede y las fechas de Eurovisión 1969. Sí que se rumoreaba que el Teatro Real podría ser uno de los albergues del concurso, pero no era el único. El 18 de noviembre de 1968, el diario Hoja del lunes recogía que el Palacio de Deportes de Madrid, con una capacidad de entre 10.000 y 16.000 espectadores, era otro de los lugares que barajaba Televisión Española para celebrar el Concurso de la Canción de Eurovisión. 

El Palacio de Deportes de Madrid habría sufrido hacía muy pocos años una obra nueva de 56 millones de pesetas que lo convertía en Palacio de Deportes propiamente dicho. Pero contaba con un arma de doble filo: su capacidad. «El Palacio de Deportes tiene a su favor sobre el Teatro Real su enorme capacidad. En cambio, esta enorme ventaja puede tomarse como desventaja en cuanto a sus condiciones acústicas», afirmaba Martínez del Peral, jefe de Relaciones Públicas de TVE, para este diario. 

Los nombres de presentadores que se barajaban para el concurso

Es mítica la figura de Laurita Valenzuela como presentadora de Eurovisión 1969. Su cara como un poema cuando se vivió el cuádruple empate es recordada por todos ya que es uno de los grandes momentos de la historia del Festival de la Canción de Eurovisión. Pero, ¿era la única que se postulaba como presentadora del concurso o existían otras figuras cuyos nombres también sonaban como posibles presentadores? Concretamente, se hablaban de otros cinco nombres para presentar el concurso.

Joaquín Prat era, quizás, el nombre más sonados de toda la lista. Él, junto a Laura Valenzuela, eran la pareja de moda ya que se ganaron el aplauso de todos los espectadores por conducir, con éxito, el programa Galas de sábado; y es por eso que desde el diario Hoja del Lunes se rumoreaba la posibilidad de que presentaran juntos el festival. 

Federico Gallo era otro de los posibles nombres. Gallo había sido el comentarista de TVE desde sus inicios en Eurovisión en 1961 (y curiosamente dejaría de serlo en 1969), y quizás por ello su nombre estaba sobre la palestra. «No sé nada. No me han dicho nada. He sido el comentarista de Eurovisión, pero este año ‘hay que dar la cara’. Naturalmente, si TVE me lo ordenara, aceptaría encantado. Es una ocasión única para cualquier espectador. Al otro lado de la pantalla hay treinta millones en potencia de espectadores. Ahora se conecta también con los países del Este», comentaba Gallo al periódico.

Marisol González e Iran Eroy eran otros dos de los nombres que se rumoreaban. Iran hablaba francés, inglés, italiano, alemán y húngaro, y era su punto fuerte para tomarlo como posible candidato. Además, recuerda el periódico, su buena fotogenia y su profesionalidad ante las cámaras le hacían partir como un gran favorito. Por otro lado, Marisol González había presentado el Festival de Cine de San Sebastián y el Festival de la Canción Mediterránea, pero ella misma afirmaba que aunque su nombre se barajaba, eran todos conjeturas. 

Por último, Conchita Velasco era el último de los nombres que podrían haber presentado Eurovisión 1969. Velasco venía de presentar Noches de Europa, programa que ella misma realizaba los guiones y los chistes que se incluían. «Oficialmente, no se me ha dicho nada. Si me lo propusieran y profesionalmente me interesara, ésto es, pensar que no haría el ridículo, no me importaría ni siquiera decir buenas noches en japones…», afirmaba Conchita

Deja un comentario